Líderes Emergentes

Categories: Pastores Scofield,Reflexión Pastoral

nancy-scofield-publicacionPor: Pastora Nancy Scofield
Pastora Jóvenes El Shaddai

Desde el momento del primer pacto con Abraham, Dios nos ha mostrado que está interesado en las generaciones…  y trasladando sus bendiciones de una generación  a otra.
Dios también le dijo a Abraham: —“Cumple con mi pacto, tú y toda tu descendencia, por todas las generaciones.” (Génesis 17:9)

Sin embargo, para lograr esto, debemos tener la intención de educar y capacitar a la próxima generación y tener un plan para la transición en los roles de liderazgo. Una de las principales maneras en que Dios va a hacer esto es a través de una  relación de “padre” y “madre”, tanto natural como espiritual.

Entonces, ¿qué características hacen un buen o mal “padre” o “madre”?

  • Miden el éxito como un “padre” por la forma en que sus hijos e hijas los sobrepasan.
  • Ellos tienen un plan para dejar una “herencia” a tres generaciones.  (Pr. 13:22 – El hombre de bien deja herencia a sus nietos)
  • Establecen los valores fundamentales que, a pesar de que puede tener un aspecto diferente de una generación a la siguiente, no cambian, pero permiten la libertad de expresar de una manera diferente.  (Pr. 22:28 – “No cambies de lugar los linderos antiguos que establecieron tus antepasados.”)
  • Llevan protección a través de la autoridad. Ellos pueden respaldarlos y ayudarles a crecer, o pueden despojarlos y hacerlos dependientes; quiere decir  permitiéndoles  hacer sólo  lo que se les ha dicho que hagan.
  • Proveen la identidad.  Pueden hacerlos poderosos (sanos) o impotentes (no saludables).  Demuestran amor sacrificial,  o exigen sus “niños” a sacrificarse por ellos.
  • Crean libertad y seguridad. Los llenan de poder y autoridad al creer y defender sus sueños y los liberan en la libertad, o controlan y quieren llevarse el crédito.
  • Le dan acceso a sus vidas, o simplemente enseñan principios y conceptos sin demostración o sin modelar.

Como mamá tanto natural como espiritual, tengo el deseo de ser una buena “madre’, y dejar que mis hijos vuelen.

Deja un comentario