La Santificación

Categories: Reflexión Pastoral

CapturaPor: Pastor Javier Bolaños

“La Santificación”

En el proceso de la santificación, la restauración y transformación van de la mano con la santidad, pues ésta última es el reflejo de los dos procesos internos. Es un proceso individual, progresivo, como resultado de la obediencia a la palabra de Dios y de seguir el ejemplo de Cristo, bajo el poder del Espíritu Santo, el cual actúa en nosotros. No somos santos por nosotros mismos, ni por lo que hacemos, sino por estar separados por Dios para su servicio. Lo que todo cristiano debe entender del proceso de santificación es: 1. Un proceso individual 2. Todos deberíamos estar en ese proceso, y Dios ha dado la restauración para permitirnos volver a empezar. No somos jueces ni verdugos de nuestro prójimo sino que debemos aprender a ser “restauradores de portillos en ruinas”. 3. Es progresivo 4. Es el resultado de la obediencia a la palabra de Dios y de seguir el ejemplo de Cristo 5. Bajo el poder del Espíritu Santo, el cual actúa en nosotros 6. El que lleva la hoja de evaluación del proceso en los demás es el Espíritu Santo y No nosotros 7. Entender que no somos santos por nosotros mismos, ni por lo que hacemos, sino por estar separados por Dios para su servicio. Muchos se preguntarán ¿cómo vivir en santidad? En 2 Corintios 7:21 dice: “así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios.”

Deja un comentario