La Felicidad

Categories: Pastores Solares,Reflexión Pastoral

gustavo-publicacionPor: Pastor Gustavo Solares

La felicidad

El mundo nos ha mostrado un concepto irreal de la felicidad, determinando que sólo se logra a través de tener bienes materiales o cumplir con los estándares físicos que marca una sociedad; diciéndonos que es sencillamente un estado de ánimo, o la reacción natural de las cosas agradables que puedan sucedernos. Nada más alejado de la verdad que nos presenta la Palabra y que nos deja ver, ¡cómo hemos olvidado ser felices!

Miremos juntos lo que dice el Señor sobre este interesante concepto y la importancia que cobra cuando nos percatamos de que, como hijos, somos el reflejo de Dios en la tierra… hijos felices porque tenemos como Padre al mismo creador del universo.

Jesús dice que subió al monte y comenzó a enseñar acerca de las bienaventuranzas, diciendo, bienaventurados o dichosos, o felices ellos y miremos como, comenzó su mensaje en Mateo 5:3 dice:

“Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.”

La Palabra dice que ser feliz, es reconocer nuestra necesidad de Dios, para ser dichosos en El.

Ser feliz, o bienaventurado es entender y reconocer nuestra necesidad de Dios y reconocer que necesitamos Su amor, Su paz y Su esperanza. Cuando hacemos esto, somos verdaderamente felices y esto ¿por qué? ¡Porque de los tales es el Reino de los cielos! ¿Habrá alguna otra razón de más peso para ser felices?

Los bienaventurados o dichosos o felices, son aquellas personas que han hecho o tomado la decisión de seguir al Señor Jesucristo para ser obedientes a sus mandatos.
Cuando somos felices, estamos en paz y esa paz que transmitimos es la paz que solamente el Señor puede darnos cuando de corazón le buscamos (Isaías 26:3).

¡Atrévete a ser feliz! Reconoce constantemente tu necesidad de Dios y serás dichoso, porque Él cumplirá sus planes en ti.

Deja un comentario