La Consagración

Categories: Pastores Bolaños,Reflexión Pastoral

beatriz-bolanoz-publicacion
Por: Pastora Beatriz de Bolaños

La Consagración: es la actitud o acción de la persona de apartarse a sí mismo o apartar algo exclusivamente para Dios. Es un acto voluntario entregarnos en espíritu, alma y cuerpo para cumplir la voluntad de Dios; es renunciar a nuestros deseos, nuestros sueños y anhelos y permitir que el Espíritu Santo lleve en nosotros un proceso de restauración y transformación. La santidad es el reflejo de estos dos procesos internos. Dios ocasiona cambios en la vida de un cristiano por medio del Espíritu Santo. Los efectos de vivir en un mundo caído han perjudicado a todos de distinta manera. Enfrentamos diferentes situaciones personales, luchamos con la tentación, con heridas emocionales del pasado, las cuales entorpecen nuestra habilidad para vivir la vida que Dios desea para nosotros. La vida del cristiano es más que ir a la iglesia. Es una vida dinámica en la que se presenta la restauración, que es el acto de Dios por medio del cual Él sana tus heridas internas y te lleva al estado original que Él anhela para sus hijos: la formación del “hombre espiritual”, y su transformación, que es un proceso divino de adentro hacia afuera. El Espíritu Santo te muestra aquellas actitudes, hábitos y pensamientos que te dañan a ti y a otros; te revela muchas de las cosas que aún te agradan, que deforman tu carácter. Él nos señala áreas que necesitan ser cambiadas; ayudándonos a crecer en Santidad, dándote Su poder para cambiar. El proceso de restauración y transformación puede ser doloroso. Aunque el proceso es personal, la meta final es que podamos tener dominio propio ante el pecado y desarrollarnos como hombres y mujeres espirituales con carácter maduro para ser de bendición a muchos. 2 Timoteo 2:21 “así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor y dispuesto para toda buena obra.”

Deja un comentario