El tercer don motivacional que aparece en Romanos 12:6-9 es el don de enseñanza. La palabra griega aquí para una persona que enseña es didasko que significa simplemente “enseñar o dar instrucciones”.
La persona con este don debe ocuparse – por lo menos hasta cierto punto – de enseñar a otros. Estábamos pensando usar la palabra “investigador” puesto que descubrimos que muchas personas con este don tienden a involucrarse en el campo de la investigación sin estar involucrados directamente con la enseñanza. O puede ser que transmitan sus enseñanzas a través de la palabra escrita (mediante reportes, artículos, disertaciones, libros) y no en persona.
Pero hemos descubierto que la mayoría de las personas con este don también han estado involucradas de alguna forma en la enseñanza personal, de manera que decidimos usar la palabra “maestro”.

Características del Don de Enseñanza

•Presenta verdad de la manera sistemática.
•Necesidad de validar la información.
•Goza de estudios de palabras.
•Prefiere utilizar ilustraciones Bíblicas, más bien que ilustraciones de la vida.
•Requiere minuciosidad.
•Acentúa hechos y la exactitud de palabras.
•Comprueba la fuente del conocimiento de otros que enseñan.
•Prefiere el enseñar creyentes al cumplimiento del evangelismo.
•Es auto disciplinado.
•Generalmente tiene autodominio.
•Cree que la verdad tiene poder para producir el cambio.
•Soluciona problemas comenzando con principios espirituales.

Problemas del Don de Enseñanza

•Tiende a descuidar la aplicación práctica de la palabra.
•Es lento aceptar puntos de vista de otros, parece “no enseñable”.
•Tiende a desarrollar orgullo en su conocimiento.
•Tiende a ser legalista.
•Demostraciones de habilidades de la investigación.
•Enseña al extremo, pueden ser aburrido.
•Discute en puntos de menor importancia.
•Puede tender a aburrir con los detalles mientras que enseña.
•Crea una actitud de ser no enseñable, por lo tanto no tiene un círculo grande de amigos.

Profesores Bíblicos

•Aquila y Priscila: Hechos 18:1-3, 24-28, Romanos. 16:3-5, 1 Cor. 16:3-19, 2 Timoteo. 4:19.
•Timoteo: 1 y 2 Timoteo, Hechos 16:1-3; 1 Corintios. 4:17, 16:10-11.
•Tomas: Juan 20:24-28.
•Lucas: Evangelio de Lucas.
•Jesús: Mateo. 13:31, 5:17, Lucas 2:46, 23:9-11.