¿Cómo Está tu Ánimo?

Categories: Reflexión Pastoral

janeth-camargo-publicacionPor: Janeth de Camargo Pastora de Adultos

Sólo Dios conoce todo tu potencial y se mantiene guiándote todo el tiempo hacia la mejor versión de ti mismo.

“Porque somos hechura de Dios creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios dispuso de antemano a fin de que las pongamos en práctica.” Ef. 2:10

O sea que según el pasaje bíblico, no eres producto de tu propia hechura; tu vida no es tu proyecto, tu vida es el proyecto de Dios. Dios pensó en ti, y sabe que estás dispuesto a luchar para ser, o convertirte en lo que Él pensó de ti.

Dios tiene muchas buenas obras para que hagas. Buenas obras que Él te asignó para ser tú mismo.

¿Qué implica tu vida espiritual? ¿O hacer las buenas obras? Implica recibir el poder del Espíritu de Dios para convertirte en la persona que Dios tenía en mente cuando te creo una hechura suya.

Si eres hechura de Dios creado en Cristo Jesús, Él te creó para florecer, para recibir vida desde lo interno, crear vitalidad dentro de ti y producir bendiciones hacia lo externo y más allá de tu vida.

Así que a crecer, florecer, y dejar que Dios te moldee; es Su plan y el regalo de Dios, y cuando floreces, creces y te dejas moldear, estás en armonía con Dios, los demás y contigo mismo.

El acto de crecer, florecer, no se mide por señales externas, como las posesiones, belleza, sueldo, etc. sino que significa convertirte en la persona que Dios tenía en mente cuando te creo.

Deja un comentario