¿Cómo está tu ánimo?

Categories: Reflexión Pastoral

janeth-camargo-publicacionPor: Pastora Janeth de Camargo

¿Cómo está tu ánimo?


El acto de crecer y florecer no se mide por señales externas; no son las posiciones, la belleza, etc. Crecer y florecer significa convertirse en la persona que Dios tenía en mente cuando te creó. Crecer, florecer y ser moldeado significa avanzar hacia la mejor versión que Dios tiene de ti, la biblia en el Salmo 92:12-13 dice: Como palmeras florecen los justos, florecen en los atrios de nuestro Dios…” Si eres una persona justa, tú floreces, y bendices y trasciendes y vas formando en ti cada día a Jesús.
Cuando Dios te ayuda a crecer, todo cambia para bien y cambiaras para ser tú. Un ejemplo: una bellota puede crecer y convertirse en un roble, pero no se transformara en un rosal, tu nunca podrás ser como otra persona, siempre serás tú. El roble puede llegar a ser sano o atrofiado, pero no dejará de ser un roble. Lucha por ser quién eres tú, y cuál es tu esencia… tú naciste con una ADN que nadie puede cambiar. Por las circunstancias muchas veces dejamos que las personas intenten cambiarnos o distraernos de nuestro propósito y nuestra naturaleza, pero el plan de Dios es que descubras cada día Su plan en ti. Dios no te creó para ser otra persona; Él diseñó todo lo que tú eres, tu temperamento, tus talentos, tus dones naturales, tu singularidad y todo es producto del diseño de Dios.
Algunas personas piensan que si tratan de crecer espiritualmente se convertirán en alguien más y así cambiar su esencia, pero Dios nunca deshecha su materia prima.
Lucha por encontrar quién eres en Él, y así podrás ser tú mismo, reencuentra tus dones naturales y temperamento y sé la persona que Dios pensó que eres desde la creación del mundo. (Salmo 139:13-17)