Acercaos a mí y me acercaré a vosotros

ana-maria-publicacionPor: Pastora Ana María Fernández
Pastora Ejército de Oración

Este pasaje se encuentra en Santiago 4:8 y me preguntaba ¿por qué El Señor pone un requisito para acercarse a nosotros? ¡Si Él nos creó precisamente para estar cerca de Él! ¡Para tener comunión o comunicación con nosotros! ¡Si no hay gozo más grande para Él que tenernos cerca!
Y pienso yo que es porque al acercarnos nosotros y dar ese “primer paso”, queda al descubierto la gran necesidad que tenemos de Él. Nuestro orgullo se quiebra ante el hambre y sed de desearlo a Él y demostrar así, que sin Él estamos desvalidos y débiles.
Al acercarme a Él por mi propia voluntad, o quizás debería decir al superar mi propia voluntad, al traer cautivas en obediencia mis propias ideas de superioridad, de orgullo, de auto suficiencia, demuestro un corazón contrito y humillado, un corazón humilde y necesitado.
Al comprender que no somos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que toda nuestra competencia proviene de Él (2 Corintios 3:5)…estamos listos y preparados para que “Él se acerque a nosotros.”
“Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios .” (Salmo 51:18). Un corazón así es de gran estima y valor delante de Dios.
¿Estás listo para acercarte a Él? Ese primer paso depende de ti…cuando lo hagas con el corazón contrito y humillado delante de Él, ¡te aseguro con toda certeza que Dios se acercará a ti!

Creed en Jehová

Por: Pastora Ana María Fernández
Pastora Ejército de Oración
Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados.
Dios nos exhorta a que creamos en El, y a que creamos a sus profetas y nos da la promesa que al hacer esto, seremos prosperados.
Prosperidad, ese ha sido y será siempre el deseo de Dios para nosotros; que seamos prosperados en todas las cosas y que tengamos salud, así como prospera nuestra alma.
El 31 de diciembre del año pasado, el Señor habló por medio de la boca de sus siervos, los profetas, diciéndonos, haciéndonos saber, anunciando y proclamando que para el año 2013 TODO ES NUEVO.

¡Como ministerio estamos celebrando treinta años de vida en este año 2013!

El número treinta es 3 X 10 y denota en un grado más alto, la perfección del orden divino, como marcando el momento justo.

  • Cristo tenía treinta años al comenzar su ministerio, Lucas 3:23,
  • José, tipo de Cristo, era de la misma edad, Génesis 41:46,
  • David también tenía treinta años cuando comenzó a reinar, 2 Samuel 5:4

El momento justo es ahora, el año de nuevos inicios es ahora, el tiempo anhelado y deseado por Dios para nosotros es ahora. Todo es nuevo.

Estamos listos, estamos preparados, estamos equipados por El para ver el cumplimiento de Su voluntad sobre nuestra vida como hijos de Dios. Como Ministerio, estamos dispuestos para emprender la etapa de nuestra adultez, para ver y abrazar el cumplimiento de nuestro propósito. ¡Recibimos todo lo nuevo que proviene de nuestro Dios!

Culto Racional

ana-maria-publicacionPor: Pastora Ana María Fernández

Culto Racional

Romanos 12:1: “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.”
¿Qué es culto racional?
Culto quiere decir: Homenaje externo de respeto y amor que el cristiano tributa a Dios. Culto es el honor que se tributa o que se ofrece a lo que se considera divino o sagrado.
Consiste en demostraciones exteriores, como cantos, adoración, oración, ayuno, ofrendas, dones, primicias, limosnas.
Todo esto es externo, se exterioriza, se puede notar visiblemente.
¿Qué es racional?
Viene de la palabra logikos, perteneciente a la facultad de la razón, de lo razonable, de lo racional.
Que posee razón o mejor, que se ajusta a sus creencias, sus decisiones y su conducta. A lo que está de acuerdo con las normas teóricas y prácticas de la razón. Es racional quiere decir es lógico, coherente, fundamentado en razones, es razonable.

Entiendo entonces yo, que cuando presento a Dios mi cuerpo como es sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, lo presento con mi entendimiento, con mi decisión de presentar esos sacrificios a Dios, es algo que yo pensé y que yo decido hacer. Y cuando lo hago, lo hago de manera externa para dar homenaje, honor y reconocimiento a Dios quien es soberano y dueño de todo cuanto existe y yo con alegría y con conocimiento doy mi ofrenda, doy los diezmos, doy mi alabanza, doy mi adoración, consciente de lo que estoy haciendo doy mi ofrenda, doy los diezmos y los doy con un corazón alegre, como un dador alegre porque yo misma me propuse en el corazón hacerlo. No con tristeza ni por necesidad.
Así que acerquémonos a presentar ese homenaje consciente a Dios, que es nuestro culto racional.

Viendo con ojos de fe

ana-maria-publicacionPor: Ana María Fernandez
Pastora Ejército de Oración

Una de nuestras más grandes necesidades es tener nuestros ojos abiertos a las realidades espirituales. Si sólo vemos con los ojos de la carne, nos hallaremos continuamente decepcionados y desanimados. Si podemos aprender a ver con los ojos de la fe, seremos renovados y revitalizados.

Antes de que El Señor abra los cielos, primero debe de abrir los ojos de Su pueblo, como lo hizo antes con Agar, que estaba clamando a Dios, pero por tener cerrados los ojos no podía ver el pozo que estaba cerca de ella (Génesis 21:17-19) de la misma forma que lo hizo con Giezi, el criado de Eliseo que miraba al ejército de los Sirios por lo cual tuvo miedo, pero el profeta oró para que sus ojos espirituales fueran abiertos y pudo contemplar la multitud de gente de a caballo y carros de fuego que estaban protegiendo a Eliseo (2 Reyes 6:14-17). Jesús le abrió los ojos al ciego de nacimiento, cuando le untó lodo en los ojos y le dijo que fuera al estanque de Siloé, que significa ENVIADO. Oro que esta palabra de Keith Miller abra los ojos de nuestro corazón para que venga el Espíritu de sabiduría y revelación. (Efesios 1:17-18)

… pues no ignoremos las maquinaciones del enemigo

ana-maria-publicacion

(2 Corintios 2:11)

En Juan 10:10 encontramos las características de nuestro Dios, que son  completamente opuestas a las características  del  enemigo. 

El enemigo no viene sino a robar, matar y destruir.  La palabra sino  en esta oración quita toda duda sobre el propósito del enemigo.  Eso es lo que él hace;  solamente sabe robar, matar y destruir.

Maquinar es pensar una estrategia maliciosa para lograr algo.  Cuando se maquina es siempre para hacer mal, para lograr un daño.

“Maquina el impío contra el justo, y cruje contra él sus dientes.” – Sal. 37:12

“Y dijeron: Venid y maquinemos contra Jeremías…  venid e hirámoslo de lengua, y no atendamos a ninguna de sus palabras.” Jeremías 18:18

El enemigo utiliza el alma (mente, emociones y voluntad) de las personas  que no han sido transformadas (Romanos 12:2)  o no permiten ser transformadas por la Palabra de Dios,  para causar daño y colaborar así,  con las maquinaciones de él contra nosotros.

Más nuestro Dios nos hace saber que Jesús vino para que tengamos vida y vida en abundancia.

Él nos ha puesto en un tabernáculo a resguardo o cubierto de contención de lenguas (Sal.  31:20).  La Palabra también  nos dice:   Del azote de la lengua serás encubierto (Job 5:21).

Gracias, Señor por mostrarnos con anticipación las maquinaciones del enemigo, gracias por revelarlas a nosotros para que Satanás no gane ventaja alguna sobre nosotros,  pues perdonamos a los que nos han ofendido.  ¡Recibimos tu vida en abundancia!

La Oración

Por: Pastora Ana María Fernández
Pastora Ejército de Oración
La oración es un diálogo. Es platicar con el Dios Todopoderoso creador del cielo y de la tierra. Eso es grandioso y al mismo tiempo muy sencillo. Todos conocemos en qué consiste un diálogo. Es la interacción de dos personas precisamente intercambiando ideas y pensamientos en forma de palabras.

El diálogo entonces es audible e involucra a las personas escuchando y hablando. Nosotros, creados a imagen y semejanza de Dios somos los únicos seres creados que tenemos el don del habla. ¿Por qué?

Porque precisamente Dios deseaba, desea y siempre deseará escuchar nuestra voz y que nosotros escuchemos Su voz.

Como lo describe el Pastor David Yonggi Cho de Corea, Pastor de una de las iglesias más grandes del mundo. Él dice: Este diálogo para mí consiste en tres “Oes”; es decir tres letras “O”.

Orar, Oír y Obedecer.

Si oro y no oigo lo que Dios tiene que decirme, no puedo obedecer lo que no he oído. Como voy a oír si no he orado. Las tres acciones se retroalimentan, orar para oír y obedecer. Oír para poder obedecer. Obedecer porque he orado y oído.

El Señor nos anima a dialogar con El cuándo nos dice que nuestras oraciones (diálogos) son su gozo y que sus oídos están atentos precisamente a nuestras oraciones. (Proverbios 15:8).

¡No desperdiciemos ese enorme privilegio de comunicarlos con Dios, nuestro Padre Celestial que espera que nos acerquemos, pues, confiadamente a Él para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. (Hebreos 4:16).