Acercaos a mí y me acercaré a vosotros

Categories: Ana María Fernández,Reflexión Pastoral

ana-maria-publicacionPor: Pastora Ana María Fernández
Pastora Ejército de Oración

Este pasaje se encuentra en Santiago 4:8 y me preguntaba ¿por qué El Señor pone un requisito para acercarse a nosotros? ¡Si Él nos creó precisamente para estar cerca de Él! ¡Para tener comunión o comunicación con nosotros! ¡Si no hay gozo más grande para Él que tenernos cerca!
Y pienso yo que es porque al acercarnos nosotros y dar ese “primer paso”, queda al descubierto la gran necesidad que tenemos de Él. Nuestro orgullo se quiebra ante el hambre y sed de desearlo a Él y demostrar así, que sin Él estamos desvalidos y débiles.
Al acercarme a Él por mi propia voluntad, o quizás debería decir al superar mi propia voluntad, al traer cautivas en obediencia mis propias ideas de superioridad, de orgullo, de auto suficiencia, demuestro un corazón contrito y humillado, un corazón humilde y necesitado.
Al comprender que no somos competentes por nosotros mismos para pensar algo como de nosotros mismos, sino que toda nuestra competencia proviene de Él (2 Corintios 3:5)…estamos listos y preparados para que “Él se acerque a nosotros.”
“Al corazón contrito y humillado no despreciarás tú, oh Dios .” (Salmo 51:18). Un corazón así es de gran estima y valor delante de Dios.
¿Estás listo para acercarte a Él? Ese primer paso depende de ti…cuando lo hagas con el corazón contrito y humillado delante de Él, ¡te aseguro con toda certeza que Dios se acercará a ti!

Deja un comentario